Trilogía de las llaves II: La llave de la sabiduría – Nora Roberts

Título de la obra: La llave de la sabiduría

Autor / a: Nora Roberts

Editorial: Punto de lectura

Precio: En México se encuentra a la venta en pasta blanda a tan solo $3,721.00, sin embargo en España tal vez lo tengan mejor, pues se encuentra en pasta blanda a 9,95€.

SINOPSIS

Segunda parte de la apasionante Trilogía de las Llaves, en la que Malory, Dana y Zoe vuelven a reunirse para continuar la búsqueda de las tres llaves que liberen a tres diosas de su prisión eterna en la Caja de las Almas y que, al mismo tiempo, les permitan realizar sus deseos.

En esta ocasión, la trama se centra en Dana, aficionada a los libros y a la escritura, en los que hallará el camino hacia la Llave de la Sabiduría. Pero, para encontrarla, debe emprender un largo viaje.

OPINIÓN

Ahora ya saben de qué va la historia, y por si no lo saben aún pueden visitar la reseña del primer libro de esta trilogía (la llave de la luz) para que se hagan una idea de lo que se esperan con toda esta serie de libros.

A pesar de ello recapitulemos esta historia; un día tres mujeres reciben una invitación para rescatar el alma de 3 diosas que han quedado atrapadas en una urna debido a un hechizo que obligaba a 3 humanas para cumplir con esa misión.

La primera de esas mujeres fue Malory Price, la galerista que gracias a esa misión conoció al amor de su vida.

Estas tres chicas son llamadas al Risco del Guerrero nuevamente para que Dana Steel reciba la pista que la ayudará a encontrar otra llave que se sumará a la causa de la liberación de las almas de esas Diosas atormentadas.

Dana, debido a que su hermano Flynn tuvo la buena idea de pedirle ayuda a sus amigos, debe volver a ver a Jordan, su ex novio que se había convertido en un muy famoso escritor; lo cual le iba a la perfección al ser ella una bibliófila.

Nuestra querida protagonista debe de aceptar la ayuda de Jordan en cuanto comienza a ver que Flynn no puede apoyarla debido a que se encuentra remodelando su casa para volverla un hogar en el que Malory pueda habitar a su lado.

Dada la pasión hacia los libros por parte de Dana y Jordan, ella no duda en revisar todas las historias que a ella le gustan pensando en que ahí podría encontrar su llave.

Ambos tendrán que buscar la llave, pues al tener ambos un vínculo, Caine no duda en hacer más fuertes sus ataques para alejarlos de su objetivo real.

En cuanto a Jordan, éste chico era amigo de Flynn desde antes de ser novio de Dana, sin embargo la juventud los hizo inmaduros cuando debían de tomar en serio su romance; como consecuencia, Jordan abandonó a Dana para mudarse a Nueva York a cumplir su sueño, y ella se quedó con el corazón destrozado y con el sueño de vivir con Jordan, en la basura.

El pasado obviamente no había sido superado y mucho menos olvidado, por lo que en la historia podemos ver cómo las peleas entre ambos se dan por los asuntos de su adolescencia que se quedaron inconclusas.

Cabe señalar que en esta novela se enreda la relación del hermano de Dana con Malory, la relación de Jordan con Dana y la “amistad” del otro amigo de Flynn y Jordan con la joven madre Zoe McCourt, es por ello que resulta un poco complicado enfocarse solamente en Dana para no hacer spoiler.

Dentro de esta búsqueda que no ha dado los resultados esperados por todos, nuestra protagonista va comprendiendo su pasado y a su vez, va perdonando poco a poco a Jordan.

El problema es que el perdón de esta chica no es nada barato, al contrario, Jordan tuvo que exponer todo su pasado para que ella comprendiera la situación que atravesaba cuando decidió partir a Nueva York sin avisarle nada.

A medida que todo va avanzando, sucede lo mismo que en la primera parte de la trilogía; la llave pasa a un plano secundario aparentemente, por lo que en más de medio libro me he quedado esperando a que Dana y Jordan se reconcilien en lugar de estar pendiente del momento en el que aparecerá la llave.

Si en algún punto de esta reseña los he perdido discúlpenme, pero es que estoy evitando a toda costa los spoilers que puedan arruinarles por completo la lectura de esta maravillosa historia.

Regresando al libro, los cambios no solamente afectan a los protagonistas, sino que también al hechicero malvado. Caine.

El villano continúa atacando a las chicas que tienen que encontrar las llaves pero, a diferencia de sus ataques psicológicos y en sueños de Malory, esta vez ataca a tal punto de herir realmente a Dana.

Es tal vez, y a mi juicio, este cambio de “mood” más agresivo por parte de su enemigo lo que termina de condimentar la historia, pues todos ya sabemos que sin un buen villano no existiría un increíble protagonista.

Ahora bien, en cuanto a Dana tengo muchas cosas que decir pero solamente mencionaré algo que en mi ha causado un poco de controversia, y es la actitud de la protagonista. Dana es una chica terca y con una forma de ser muy tosca, por lo que no me sentí nada identificada con ella, no me causó el impacto que Malory logró conmigo.

Y si la actitud de Dana es algo densa, imagínense la de Jordan, él debe ser un chico super directo y con un humor un poco ácido que, a mi parecer, es lo perfecto para alguien como nuestra protagonista.

Finalmente y como pueden darse cuenta, ésta novela se fija más en las relaciones amorosas de los protagonistas que en la búsqueda de la llave, sin embargo, cuando todo regresa a centrarse en la búsqueda, lo hace de una forma tan increíblemente perfecta que te regresa a la idea central de la trilogía.

A pesar de ser una novela muy completa, la historia de Dana me ha quedado a deber un poco y no me ha encantado tanto como el primer libro, el de Malory.

FRASES

“Que sea el primer hombre que he amado no significa que tenga que ser el último.
  Antes me quemo la cara que darle esa satisfacción”

“-Tú…nunca me lo habías dicho. Nunca me dijiste que me amabas.
  -Porque se supone que tú debías decirlo primero. Se supone que es el hombre el primero en               decirlo”

“Un hombre nunca se siente más solo que cuando lo rodea su pasado”

“He dicho que las chicas se enamoran -una sola vez-, lo que implica que se conviertan en mujeres listas y equilibradas que dejen de lado los problemas infantiles, como los hombres ensimismados”

“El cuchillo del amor hiere más profundamente que el de cualquier enemigo”

“El cariño es lo que cura un corazón herido”

“Los clichés se convierten en clichés  porque dan resultado”

“No soy arrogante, sólo tengo poca paciencia con las mentes estrechas y la conducta prepotente”